miércoles, 5 de agosto de 2015

Nombrarlos





A Nadia, Yesenia, Nicole, Alejandra y Rubén.


En las noches me despierta la imagen de él, la de ellas.
La oscuridad se abre como una boca fría
bajo la mirada amenazante de las sombras.
Se me revelan los ojos de él , los de ellas
en un silencio que es más mudo por el miedo
de quedar también nosotros acallados
por un golpe en la boca o en el alma.

De a uno a uno se han ido llevando a todos
tantos nombres rotos,
las ausencias.
En el cuerpo se abren grietas hondas como el fuego
las ventanas tiemblan a lo lejos
por un grito que mañana será nada.
Así se van llevando nuestros días,
nuestros meses, nuestras ganas.
Esos hombres con dientes de rapiña
que relamen sus lenguas en la muerte.

En la noche
sus ojos se abren como flores.
Sobre sus bocas descansan pájaros
que atraviesan el invierno,
la locura.
Debo nombrarlos tantas veces
como quepa su voz en el silencio.
Debo recordarlos cada luna
para darle sentido a la inocencia.
Para reconstruir un mundo
que pueda habitar ella,
la de los ojos de laguna,
la que apenas es tocada,
por la esencia luminosa
de la vida.


.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Buzón